La muerte no tiene Facebook

El momento más cruel de mi bienvenida a las redes sociales fue descubrir cuántos de mis conocidos habían muerto sin que me enterara.