MADRID PORTÁTIL

No hay niño, no hay nada y Madrid es la última mentira que me queda.